Lo que tienes que saber cuando manejes de noche

Manejar de noche, si es que nunca lo has hecho, es una experiencia distinta, llena de aventura y con una adrenalina diferente a cuando lo hacemos de día. Pero antes que decidas ir a motear, te pedimos consideres estas recomendaciones para que disfrutes la experiencia en su totalidad.

El primer cambio que observarás es en la visibilidad, en donde debemos tener en cuenta que nuestro campo de visión se reduce de manera notable. En ese sentido hay que ser cautos en las curvas, acelerar con prudencia y en lo posible no realizar trayectos tan largos. 

El descanso es necesario, el cuerpo por lo general se relaja durante la noche y manejar con sueño y cansancio podría ser una idea peligrosa. Antes de salir a una moteada nocturna procura estar bien descansado y considerar las pausas cada cierto tiempo para que el sueño no sea mayor.

Finalmente, teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, sobretodo que la visibilidad en noche es menor que durante el día, se recomienda el uso de casacas que tengan cintas reflectivas para que los demás conductores puedan identificarnos desde lejos.

¡Espero las consideren para futuros viajes! No vemos.